Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes
Primera Tanda de Misiones

-A partir del 15 de Enero-
Temas Importantes


Últimos temas
» El Rastro de Flores Negras [Misión]
Hoy a las 9:12 pm por Orianna

» Monedas - Oro, PA y PR
Hoy a las 8:10 pm por Sid

» Un asunto complicado - Paris
Hoy a las 8:01 pm por Sunrise

» El Encargo [Misión]
Hoy a las 7:30 pm por May Sheen

» Petición Caballeros de Athena
Hoy a las 6:14 pm por Patriarca

» Caja musical (misión)
Hoy a las 4:52 pm por Nhabu

» Mansión de la familia Aunonte
Hoy a las 1:32 am por Maunon The 1st

» La Élite (Misión)
Ayer a las 11:30 pm por Aiko

Ganador de la 1º Era

Heymans de Libra Sappuri
3835 exp.

Aspros de Géminis
5810 exp.

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18

Donde Las Sirenas Cantan Odas

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Donde Las Sirenas Cantan Odas

Mensaje por Nhabu el Miér Dic 19, 2018 8:06 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Océano Ártico – Cerca de Svalbard

Después de nuestra partida de los mares de Japón tomamos el rumbo a través del mar de Bering, solo para cruzar a las aguas del ártico, desde mi epifanía cercana a la muerte ese lugar había sido grabado en mi memoria y me guiaba a llevar a mi querida prometida a su destino junto a mí.

Las aguas heladas no eran las más fiables para navegarse, este ambiente gélido y lleno de icebergs tiende a volverse el lugar perfecto para que los barcos se sumerjan en su profundidad, he aquí las tierras, he aquí el mar inhóspito donde las sirenas migran para cantar sus odas. Donde los marinos mueren y sus almas son ahora las luces celestiales que cada noche nos invitan al Valhala.

Mi señor, estamos ya cerca de Svalbard… - me dijo uno de mis hombres quien miraba por el catalejo mientras yo llevaba el timón de mi navío. – esas son buenas noticias porque no llevas el timón, tengo demasiado interés en que nuestra revoltosa acompañante se encuentre en paz en su camarote, por lo que creo que le daré una visita.

Tras ser relevado me dirigí hasta mi camarote donde ya casi no quedaba nada de valor salvo una pequeña caja que acostumbré a llevar conmigo en mi gabardina, no deseaba que en sus ataques de rabia aquella bestia marina que llamaba aun mi prometida pudiese acabar con lo único que me quedaba. Así abrí las puertas al pasar para observar las condiciones de mi “amorosa” esposa

Descansaba dormida en el lecho matrimonial que por ahora solo ella podía ocupar teniendo que llevar mis descansos a mi sillón de escritorio, “quien diría que la mujer más hermosa nacería en un corrupto y pútrido clan como los Sakasagami”, pensaba en mi cabeza mientras mis manos acariciaron con las yemas de mis dedos el dorso de su pie escalando por su pantorrilla y en mi boca se dibujaba una sonrisa de satisfacción.
Narro/Pienso Hablo NPC
avatar
Nhabu
Dios/a
Dios/a

Status : Vivo - Dios Durmiendo

Reino : Atlantida

Cantidad de envíos : 174

Datos
Nivel: 4
HP : 9500
Experiencia:
105/200  (105/200)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Donde Las Sirenas Cantan Odas

Mensaje por Aysa el Sáb Ene 05, 2019 3:22 pm

Al los reclamos de Aysa y no tener argumentos para defenderse, Yagami le dio su espacio para que terminara de comer y entonces lo vio mirar hacia la ventana durante un largo rato, cuando ella terminó todo lo que tenía para la cena lo vio sentarse en el piano y tocar una melodía que le gustó mucho, la conmovía pero también había hecho algo en su interior, las voces se habían activado de nuevo, ninguna se entendía de nuevo,  pero ya no  le molestaban más, era como si estuviera en un sitio lleno de gente hablando por doquier y esta vez no sentía el dolor en su cuerpo ni nada parecido, era como si la presencia de su prometido  la hubiera inmunizado contra el malestar que sentía con eso.

-Es muy linda esa canción que estás tocando. -Le dijo levantándose de la mesa y caminando hacia él que estaba tocando los ojos cerrados. Lo veía inspirado y con dedicación en esa bella melodía, quería pensar que no era para ella, pero irremediablemente se ilusionaba con que su prometido de verdad la quisiera como decía. Lo observó detalladamente, le gustaba, le parecía apuesto y se admiraba con su sabiduría.

-Qué linda... -Dijo con la voz queda por la sorpresa de aquel acto tan espontáneo. -Está fresca. ¿La mandaste a cortar para mi? -Cerró los ojos percibiendo su aroma y luego dio un respingo. -El hecho de que hayas hecho esto no significa que se me olvide que no me creíste cuando nos vimos  la primera vez cuando te dije que estaba protegiendo tu patrimonio.

Caminó hacia la mesa de nuevo siguiédolo mientras escuchaba lo que decía acerca de su comportamiento con la rubia, se justificó ante los reclamos que le había hecho, le dijo que era beneficioso, pero para ella las cosas no estaban tan claras porque los vio. Los vio casi comerse a besos por un barco a medio hacer y por unas cuantas provisiones, a la otra le faltó llevárselo a la cama y a él le faltaba tambíen irse detrás de ella como un perro faldero, poco no más le faltaba ladrarle y lamer el suelo por donde caminaba.

-Yo... Aunque digas eso yo no puedo creerlo del todo.  Yo te vi ese día no me puedes engañar. Vi como creíste cada palabra que salio de su boca. -La mujer sonrojada con la rosa en su mano lo escuchó mientras él se acercaba ella con determinación, su corazón se aceleró y ella sintió ganas de escapar de él, ese hombre la confundía, la volvía loca, era claramente algo que la descontrolaba. 

-¿Adicta a tu ser? -Ella respiró con dificultad cuando lo tuvo cerca con sus labios a muy poca distancia de los suyos. -Yo no sé si puedas hacer eso. -Le dijo mirándolo a los ojos y mordiendo su labio inferior se acercó más y llevada por la pasión lo besó en un impulso que no controló. Subió su mano a los cabellos negros de su prometido y enterró los dedos entre los cabellos de este.
Post númer once para la ruleta navideña.
avatar
Aysa
Dios/a
Dios/a

Status : Viva - Diosa Durmiendo

Reino : Atlantida

Cantidad de envíos : 169

Datos
Nivel: 3
HP : 7000
Experiencia:
100/135  (100/135)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde Las Sirenas Cantan Odas

Mensaje por Nhabu el Sáb Ene 05, 2019 3:58 pm

A mis palabras fueron correspondidas por un beso que no tuve necesidad de robar, largo suave, pausado y lleno de apasionantes emociones que pronto me llevaron a tomar de sus caderas para acercarla de nuevo a mi mientras la arrinconaba contra nuestra mesa y así alargando aquellos besos mucho más de lo normal, para cuando nuestros labios se separaron pude ver en su rostro el sonrojo mientras tomaba aire y sentir en mi cuerpo que era la chica correcta, mi corazón no dejaba de palpitar con locura mientras sonreía con malicia y acariciando su pómulo mi mano le levanto el mentón nuevamente diciendo – no te preocupes, después de nuestra boda me asegurare que pruebes al demonio con el que te has casado – dicho esto le entregue a sus manos un sobre cerrado con una nueva dote, en él había un numero de una cuenta bancaria francesa con su nombre y una clave anotada a la que solo ella podría acceder una vez llegase a El Havre y tomara rumbo a Versalles donde se hospedaría un tiempo mientras yo me dirigiría a La Rochelle donde mis barcos y gente me esperarían para un último recado, después de ello ambos nos encontraríamos en Paris donde nuestro matrimonio nos uniría por siempre.

Úsalo bien he quedado con gente de Versalles para que envíen a tu lugar de hospedaje a un gran diseñador escuchara tus demandas al crear tu vestido de novia – le dije mientras me separaba un poco de ella, posterior a ello la observe a cuerpo entero por última vez durante mientras escuchaba en los puertos el atracar del buque de transporte con el sello de la familia Sakasagami. – son tus hermanos, supongo que nuestro tiempo juntos acabara esta noche, procurare que nuestro encuentro sea lo más pronto posible para continuar donde hoy tuvimos que detenernos Aysa.


OFFROL: 12vo Post Ruleta Navideña
avatar
Nhabu
Dios/a
Dios/a

Status : Vivo - Dios Durmiendo

Reino : Atlantida

Cantidad de envíos : 174

Datos
Nivel: 4
HP : 9500
Experiencia:
105/200  (105/200)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde Las Sirenas Cantan Odas

Mensaje por Aysa el Sáb Ene 05, 2019 4:37 pm

El beso fue correspondido y alargado por parte de su prometido quien puso sus manos en otros sitios y la pegó contra sus caderas para luego arrinconarla, los labios de su hombre bajaron a su cuello donde también hicieron su recorrido arrancándole varios suspiros que le susurró al oído mientras se speraban poco a poco. Al ver que la miraba ella bajó su cabeza avergonzada de que él la hubiese visto en esa faceta tan impropia de ellla. Sintió como le acariciaba el pómulo y le sonreía con malicia, la mirada lobuna de su hombre la hizo estremecer nuevamente y sus palabras la hicieron temblar. 

-¿Demonio? -Ella sonrió con timidez.- Siempre te vendes muy bien y yo empiezo a dudar de que tanta publicidad sea cierta de verdad. De eso tan bueno no dan tanto. -Le dijo encogiendo sus hombros tratando de ocultar su indefensión ante sus palabras y su mirada, sentía que la desnudaba que sus ojos traspasaban hasta su alma. 

Deslumbrada recibió el sobre con las cosas que le estaba dando, escuchó las instrucciones y el nombre del lugar al que tenía que ir, donde encontraría a su familia. Ante todo el despliegue de regalos ella estuvo a punto de decirle algo más, pero el sonido de los barcos llegando al puerto la interrumpió, la cantidad de gente que llegaba al parecer era mucha y se soprendió al escuchar lo que decía Nhabu acerca de que se trataba de sus hermanos.

-Esta bien yo usaré esto con sabiduría, y estaré esperando donde me has dicho. -Le aseguró la mujer de los cabellos negros mientra Nhabu la miraba de pies a cabeza como queriéndose grabar su figura para siempre. -Bueno supongo que es nuestro último día juntos. -Ella entrelazó sus dedos y un poco insegura se acercó a su prometido y le dio un abrazo rápido, luego salió al muelle para verse con los hermanos y una vez que estuvo todo listo ella se marchó en el barco mirando hacia aquella isla fría. La voces que había escuchado desde que llegó se quedaron atrás. 

Doceavo post de la ruleta navideña.
avatar
Aysa
Dios/a
Dios/a

Status : Viva - Diosa Durmiendo

Reino : Atlantida

Cantidad de envíos : 169

Datos
Nivel: 3
HP : 7000
Experiencia:
100/135  (100/135)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde Las Sirenas Cantan Odas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.